Inicio / Noticias / Evitar los mareos de los más pequeños es posible
mareos

Evitar los mareos de los más pequeños es posible


Una cosa típica cuando se viaja con los más pequeños son los mareos. Para evitar esta situación incómoda, hay diferentes soluciones. Te ofrecemos distintas ideas para que viajar con niños en la parte trasera del coche, sea lo más placentero posible para todos.

1. Conduce de manera suave, sutil y segura

Una conducción sin sobresaltos, suave y que haga que las inercias y los cambios de peso de la carrocería se noten lo menos posible es fundamental.

Circular con previsión también es importante. Por ejemplo, evitar frenazos bruscos es igualmente recomendable.

2. Evita viajar inmediatamente después de las comidas

Conducir después de haber comido de manera copiosa es poco o nada recomendable para el conductor, pero también es incómodo para los ocupantes.

La hipoglucemia -falta de azúcar en sangre- también puede causar el mareo. ¿Lo mejor? Comenzar el viaje horas después de una comida ligera. A la hora de viajar con niños, el que hayan hecho la digestión, es básico para evitar imprevistos.

3. Que no dejen la vista fija en un punto

Si los niños dejan la vista fija en un punto, en contraste con el movimiento, facilitará la aparición del mareo. Por eso, se desaconseja leer o ver películas en el coche si tenemos tendencia a marearnos. Asimismo, se recomienda que los niños que se marean viajen en el asiento central trasero, ya que así pueden mirar al exterior a través de la luneta delantera.

4. Que los niños se duerman

El mareo no se produce durante el sueño, así que una buena solución puede ser que se viaje en momentos en los que los pequeños puedan dormirse.

El hacerlo por la noche puede ser buena idea, aunque con cuidado, ya que puede ser peligroso para el conductor.

5. Medicamentos y productos de farmacia

Existen distintos medicamentos o productos que buscan reducir los efectos negativos de los mareos. Pese a que puede ser una solución eficaz, siempre debe ser la última, y siempre debe de estar constatada con el pediatra.

6. Mantén el habitáculo fresco y aireado

Un exceso de calor propicia el mareo, algo que también hacen los olores fuertes. Si ves que un niño empieza a marearse -se quedan en silencio y se ponen pálidos-, baja un poco las ventanillas o realiza una parada.

Como previo, regula la climatización del coche a una temperatura agradable y cómoda para seguir ruta sin sobresaltos.

Te puede interesar

Ford Transit aumenta su capacidad de carga gracias a tecnología aeroespacial

La nueva Ford Transit aumenta su capacidad de carga gracias a tecnología aeroespacial

Ford ha presentado su nueva Transit, uno de sus vehículos comerciales de referencia, que se …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies