Inicio / Reportajes / Nuevas etiquetas de combustible: cuáles son y cómo diferenciarlos
Etiqueta europea combustible

Nuevas etiquetas de combustible: cuáles son y cómo diferenciarlos

El próximo 12 de octubre entra en vigor el nuevo sistema de etiquetado europeo de compatibilidad entre combustibles y vehículos, que nace con el objetivo de mejorar la información a los consumidores. Así, dejarán de estar disponibles las nomenclaturas actuales –gasolina 95 ó 98 o diésel- y se estrenarán diez nuevas variantes.

Con esta importante modificación, la Unión Europea busca crear un etiquetado común para que cualquier usuario pueda repostar en los países europeos sin ningún tipo de problema y sin dificultades por la traducción del nombre de cada combustible al idioma local. En total, serán 28 los países en los que se aplicará esta normativa, incluyendo España y todos los países del Espacio Económico Europeo –Islandia, Liechtenstein y Noruega-, así como Macedonia, Serbia y Turquía.

Los nuevos distintivos o etiquetas estarán presentes en los surtidores de las gasolineras y en el interior de la tapa de los depósitos de los vehículos recién matriculados, por lo que, en este caso, solo será necesario buscar la manguera de combustible que corresponda con la que presente el vehículo. Además, estas nuevas etiquetas estarán presentes en los manuales de los vehículos nuevos, así como en los manuales electrónicos disponibles a través de los dispositivos multimedia de los vehículos. Por último, los concesionarios también contarán con información suficiente sobre el tipo de combustible que utiliza cada modelo ofertado para poder trasladársela a sus clientes.

¿Cuáles son las nuevas denominaciones de los combustibles?

Etiqueta europea de combustible

Para hacer más sencilla su diferenciación, las nuevas etiquetas utilizarán distintos símbolos geométricos para distinguir entre la gasolina, el diésel y los combustibles alternativos. Así, la gasolina utilizará un círculo; el diésel, un cuadrado; y un rombo, los alternativos: GNC –gas natural comprimido-, LNG –gas licuado de petróleo o GLP-, LPG –gas natural licuado-, y H2 –hidrógeno-.

Dentro de cada símbolo geométrico se encontrará el nombre de cada carburante en función de su composición. Hasta el momento, la gasolina se identificaba según su grado de octanaje -95 ó 98-, pero ahora será el nivel de etanol presente el que determine su tipología. Así, la gasolina pasará a llamarse “E”, y será de tres tipos: E5, E10 o E85, según el porcentaje de etanol que acepte cada coche.

En el caso del diésel, se identificará con un cuadrado y con la letra “B” de biodiésel. Así, cada tipo de carburante se etiquetará con un número correspondiente al porcentaje de biodiesel que contenga. Así, habrá tres tipos distintos de diésel: B7, B10 y XTL, este último para poder identificar al diésel de tipo sintético, también conocido como parafínico.

De esta forma, desde el próximo 12 de octubre es más que aconsejable solicitar ayuda en las estaciones de servicio durante los primeros repostajes para evitar utilizar un carburante equivocado, o seguir las instrucciones de las pegatinas presentes en los vehículos nuevos.

Te puede interesar

La importancia del sistema de climatización en el automóvil

El sistema de climatización es uno de los más importantes en cualquier vehículo. El climatizador …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies