Inicio / Reportajes / Automóvil / Los concept car más espectaculares que no llegaron a producirse
Los concept car más espectaculares que no llegaron a producirse

Los concept car más espectaculares que no llegaron a producirse


Las marcas utilizan, con mucha frecuencia, el desarrollo de concept car o prototipos para dar rienda suelta a su creatividad sin límites. Pero no todos estos modelos acaban entrando en producción, por muy espectaculares que resulten. Estos son algunos ejemplos de prototipos frustrados.

Alfa Romeo Nuvola (Salón de París 1996)

Alfa Romeo Nuvola

Este prototipo fue desarrollado por uno de los “grandes” del diseño, Walter da Silva, en el Centre Stile de Alfa Romeo, como homenaje al piloto de carreras Tazio Nuvolari. Su carrocería, que estaba inspirada en los TVR británicos, contaba con un capó alargado y un habitáculo que se posicionaba bastante retrasado. Además, estaba fabricada en poliéster y se montaba en un chasis tubular de aluminio, con paragolpes integrados en la propia carrocería.

En el apartado mecánico, el Nuvola contaba con un propulsor 2.5 V6 biturbo de gasolina con 300 CV, que estaba asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades y un sistema de tracción total. Era capaz de alcanzar los 280 km/h, y los 100 km/h en solo 6 segundos.

Audi TT Shooting Brake (Salón de Tokio 2005)

Audi TT Shooting Brake

Audi concibió este prototipo como solución práctica del Audi TT. Se trataba de un coupé de 4,18 metros de longitud con un habitáculo que ofrecía 2+2 plazas y un maletero de 255 litros, que podía llegar a los 730 cuando se abatían los asientos traseros. 

Contaba con un motor 3.2 V6 de gasolina de 250 CV, que también se montó en el A3 o en el TT, además de tracción total quattro. Entre sus innovaciones técnicas, este modelo incorporaba luces LED, además de un doble difusor para aumentar el apoyo aerodinámico o una suspensión adaptativa.

BMW 2002 Hommage (Concurso D’Eleganza Villa d’Este 2016)

Nacido como conmemoración del 50º aniversario del BMW 2002, cuya versión Turbo pasó a la historia como el primer automóvil europeo con turbocompresor fabricado en serie. Equipaba un propulsor 3.0 TwinPowerTurbo de 370 CV, mientras que su aspecto combinaba detalles retro con otros más arriesgados como un alerón de tipo “cola de pato” o un difusor trasero con cuatro salidas de escape integradas.

Peugeot Oxya (Salón de París 1988)

Peugeot Oxya

Es, probablemente, el concept car más ambicioso de la historia de Peugeot. Su nombre hacía alusión a una región de Marte, y entremezclaba detalles de superdeportivo con otros que recordaban a modelos entonces en producción como el 405. Su carrocería, además, contaba con elementos de vanguardia, como el alerón trasero móvil o revestimientos de carbono.

Técnicamente, este modelo contaba con un motor 2.8 V6 biturbo de gasolina, que estaba asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades y un sistema de tracción total, capaz de desarrollar 680 CV de potencia. Además, contaba con un teléfono y un ordenador incorporados, este último dotado de una pantalla LCD a color, con teclado alfanumérico e incluso una disquetera.

Citroën Revolte (Salón de Frankfurt 2009)

Citroën Revolte

Se trataba de una reedición del Citroën 2CV, aunque con toques mucho más modernos y un claro enfoque futurista.  Aunque no se llegaron a publicar los datos técnicos de su mecánica híbrida, sí se conocía la existencia de un motor de gasolina de tamaño pequeño que, combinado con uno eléctrico, se recargaba mediante los paneles solares presentes en su techo.

Fiat Concept Centoventi (Salón de Ginebra 2019)

Fiat Concept Centoventi

Este utilitario, que apenas mide 3,68 metros de largo, llamó realmente la atención durante su presencia en el pasado Salón de Ginebra. Contaba con placas solares ubicadas en el techo, y su carrocería estaba fabricada con piezas de plástico que se podían intercambiar de forma rápida en caso de accidente.

Además, contaba con baterías ampliables: de serie contaba con un módulo que ofrecía 100 km de autonomía, aunque se podían incorporar, previo pago, tres adicionales hasta alcanzar los 500 km de autonomía. Destacaba, también, por su instrumentación digital de 20 pulgadas y por su salpicadero agujereado, que estaba pensado para integrar todo tipo de accesorios y soportes de forma rápida y sencilla.

Mazda RX Vision (Salón de Tokio 2015)

Mazda RX Vision

Los más nostálgicos de la marca japonesa llegaron a pensar que este prototipo, de 4,2 metros de longitud y 1,16 metros de altura, suponía el anticipo del retorno del Mazda RX-8 o de la aparición de un RX-9. Contaba con propulsión trasera y montaba un motor rotativo Skyactiv-R en posición delantera, del que no llegaron a trascender sus datos técnicos, aunque se especulaba una potencia cercana a los 400 CV.

Mercedes Ener-G-Force (Salón de Los Ángeles 2012)

Se trataba de un concept car movido por hidrógeno, que fue interpretado por muchos como la nueva generación del Mercedes Clase G. Contaba con interesantes novedades técnicas, como la incorporación de un motor eléctrico en cada rueda, lo que permitía repartir el par a cada uno de los neumáticos con total precisión al llevar a cabo una conducción fuera de asfalto.

Pero lo que más llamaba la atención en este modelo era la presencia de unos depósitos en su techo, que le permitían almacenar el agua de lluvia y transformarla en hidrógeno, lo que le permitía alcanzar 800 km de autonomía.

Peugeot e-Legend Concept

Quizás es el concept car más “mediático” de la historia, ya que pronto acaparó las miradas no solo de la prensa especializada, sino también del gran público, que llegó a abrir una petición popular en la web change.org para que pasase a producción. Se trataba de un modelo eléctrico y autónomo con diseño basado en el Peugeot 504 Coupé de finales de los años 60.

Estaba alimentado por unas baterías eléctricas de 100 kWh, lo que le permitía alcanzar los 600 km de autonomía. Pero si por algo destacaba era por su rendimiento, ya que gracias a sus 456 CV, aceleraba de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos, alcanzando una punta de velocidad de 220 km/h.

BMW M1 Hommage (Concurso D’Eleganza Villa d’Este 2018)

BMW M1 Hommage

Se trataba de un concept car que pretendía homenajear a uno de los clásicos de la marca bávara, el M1 original. Por este motivo, contaba con multitud de semejanzas con su antecesor, como la silueta, el doble emblema sobre los pilotos traseros o las lamas que cubrían la luna posterior. Tal fue la expectativa que creó este prototipo que se llegó a rumorear que pasaría a producción, aunque de forma limitada, con el propulsor 5.0 V10 de 507 CV que se incorporaba en el BMW M5 de la época.

Te puede interesar

Ocho consejos para conducir seguro con niebla

Ocho consejos para conducir seguro con niebla

La niebla es, sin duda, uno de los elementos meteorológicos más peligrosos, y también uno …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies