Inicio / Uncategorized / ¿Cómo viajar con niños en el coche en verano?

¿Cómo viajar con niños en el coche en verano?

El calor y los largos trayectos por carretera pueden propiciar que los desplazamientos en familia sean más complicados, por eso es fundamental tener en cuenta ciertos consejos para que viajar con niños sea lo más seguro y tranquilo posible, tanto para ellos como para los conductores

La mayoría de las familias aprovechan el periodo estival para hacer viajes largos por carretera. Ya sea camino de la playa o para pasar una temporada en el campo, el verano es sinónimo de vacaciones y, por ende, de trayectos extensos en el coche con niños.

Con el calor propio de esta época y las horas de viaje, debemos prestar especial atención a la situación de los más pequeños en el interior del vehículo, por eso desde ALD Automotive recordamos una serie de consejos para incrementar la seguridad de los viajeros más jóvenes en carretera.

SISTEMA DE RETENCIÓN INFANTIL: Independientemente de si los viajes son largos o cortos o de la época del año, los niños han de llevar su correspondiente SRI, perfectamente instalado y correctamente abrochado, en función de su altura, su peso y/o su edad.

TEMPERATURAS: Hay que evitar que el interior del vehículo supere los 24 grados. Para ello, además de ventilar el coche antes de emprender un viaje si ha estado expuesto al sol, tendremos que hacer uso del aire acondicionado o del climatizador; eso sí, evitando que el flujo de aire esté dirigido directamente hacia los niños, porque pueden resecar e irritar su sistema respiratorio.

HORARIOS: Con el fin de favorecer un viaje tranquilo, cuando se trata de un trayecto largo por carretera con niños, es aconsejable evitar las horas punta para escapar de las temidas caravanas que alargan los viajes. Asimismo, cuando las temperaturas son altas también hay que evitar las horas centrales del día, para protegerse del calor en el interior del vehículo. Lo más conveniente es buscar un horario en el que los más pequeños estén menos activos y puedan ir descansando.

 PARADAS: Aunque con niños son más frecuentes los imprevistos, es importante organizar el viaje con antelación y anticipar, en la medida de lo posible, las paradas que se van a realizar durante el viaje. Por supuesto, hay que tener en cuenta que se debe descansar cada 150 km recorridos o 2 horas de viaje como máximo, aproximadamente. Pero además, cuanto más pequeño sea el niño, esta recomendación es especialmente importante debido al riesgo de asfixia postural. Además, y a pesar de las paradas, si viajas con un bebé, no se recomienda tenerle más de seis horas al día en el vehículo. 

ROPA: Es conveniente que los niños viajen con ropa cómoda y holgada. Evitar prendas ajustadas que incrementen el sudor y la sensación de calor es fundamental también para evitar los temidos mareos de los niños.

PARASOLES: A pesar del aire acondicionado, y aunque el coche esté en movimiento, si al vehículo le va dando el sol mientras circula, la temperatura del interior puede aumentar, sobre todo si por alguna de las ventanas entran los rayos directamente. El efecto lupa del coche puede contribuir al aumento de la temperatura y, por consiguiente, a la deshidratación de los más pequeños en viajes largos, por eso, es muy importante que en las ventanas traseras pongamos parasoles que eviten la incidencia de los rayos de sol en el interior del vehículo.

 

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar

¿Por qué los coches van a ser más caros a partir del 1 de enero de 2021?

La normativa WLTP aprobada en septiembre de 2018 entra en vigor en este nuevo año …