Inicio / Noticias / Cómo preparar el vehículo para el invierno

Cómo preparar el vehículo para el invierno

Con la llegada del frío extremo y ante el aumento de desplazamientos durante las fechas navideñas, ALD Automotive recuerda los puntos de revisión esenciales para mantener el vehículo en condiciones óptimas.

Con el invierno recién estrenado y alerta por bajas temperaturas en buena parte de la geografía española, es necesario preparar nuestro vehículo para disfrutar de la estación más fría del año, más aún a las puertas de la Navidad, con el aumento de desplazamientos en toda la red de carreteras.

La lluvia, las heladas, la nieve o la mala visibilidad durante esta época pueden propiciar muchos imprevistos durante el trayecto, por eso, desde ALD Automotive recuerdan la importancia de mantener el vehículo en condiciones óptimas a través de una serie de puntos de revisión esenciales para proteger el vehículo e incrementar la seguridad vial:

  • Batería: Con las temperaturas extremas, la batería puede verse afectada, por eso es muy importante revisar el estado de carga de la batería con la ayuda de un polímetro.
  • Líquidos: Aunque siempre es importante mantener los niveles adecuados, con la llegada del invierno es recomendable prestar atención al nivel de líquido refrigerante, el de frenos, el nivel de aceite y el líquido del limpiaparabrisas. Un correcto mantenimiento en este sentido es la base para garantizar el buen funcionamiento de casi todos los elementos del vehículo.
  • Calefacción: Debido a la falta de uso, es posible que el radiador pueda estar obstruido. Por este motivo,y ante cualquier problema a la hora de calentar el habitáculo, es fundamental asegurarse de que los conductos están limpios, así como comprobar la carga del circuito.
  • Parabrisas: Se trata del elemento del vehículo más necesario cuando llueve, pero es importante recordar que no deben usarse cuando el cristal está cubierto de hielo, o en seco, porque las escobillas se deteriorarán mucho más rápido. En este sentido, es importante garantizar el buen estado de las escobillas para poder retirar el agua del campo de visión del conductor y permitir, por tanto, una conducción segura.
  • Neumáticos: Se trata de los elementos que ponen el vehículo en contacto con el asfalto, por lo que en invierno, su revisión se hace aún más importante. Además de lo conveniente de contar con ruedas de invierno o “all season” durante esta época, es vital garantizar una correcta presión de inflado y una profundidad de la banda de rodadura adecuada. También es recomendable contar con textiles o cadenas para la nieve.
  • Luces: En los días de invierno, sobre todo en jornadas con muchas nubes, es importante llevar encendidas las luces de cruce para ver y ser visto porque, aunque sean las horas centrales del día, la visibilidad disminuye considerablemente. Además, es esencial comprobar el correcto funcionamiento de las antiniebla, luces de freno o intermitentes, entre otros.
  • Frenos: La pérdida de adherencia en el asfalto provocada por la humedad, el agua o el hielo, tan frecuentes en esta época, se traduce en un alargamiento de la distancia de frenada del vehículo. Por este motivo, además de respetar la distancia de seguridad y frenar antes de lo habitual, es importante revisar las pastillas y los discos de freno, así como los amortiguadores de la suspensión.

Además de todos los elementos necesarios para el buen funcionamiento del vehículo y de, por supuesto, el equipo obligatorio para emergencias, es importante que el conductor cuente con herramientas indispensables en caso de algún imprevisto durante el trayecto, como un rascador para las heladas, mantas en caso de tener que parar, una linterna, o algún tipo de alimento energético no perecedero.

Te puede interesar

renting coches particulares

Renting para particulares: ¿cuándo es rentable?

Pese a que el canal particular ha ido aumentando su peso en el renting, todavía …