Inicio / Noticias / ¿Cómo afecta la calima al vehículo y a la conducción?
¿Cómo afecta la calima al vehículo y a la conducción?

¿Cómo afecta la calima al vehículo y a la conducción?

ALD Automotive ha elaborado una serie de pautas para mejorar la seguridad en los trayectos por carretera estos días en los que la nube de polvo africano recorre la Península, con consejos adecuados para la conducción y el cuidado del vehículo

Aunque la calima es un fenómeno meteorológico bastante frecuente en Canarias, no lo es tanto en la Península, por eso, cuando estas nubes de polvo sahariano llegan hasta estas latitudes es habitual que condicione nuestros hábitos de vida, sobre todo en lo que a movilidad se refiere, ya que el barro que cae sobre los vehículos afecta directamente a la conducción y al propio automóvil.

Por este motivo, desde ALD Automotive hemos elaborado una serie de consejos para mejorar la seguridad en los trayectos por carretera estos días, con una serie de pautas para conducir e incrementar los cuidados del vehículo:

Luces encendidas: Al ser polvo en suspensión, la calima actúa como si de una neblina se tratara, por eso, es importante llevar las luces encendidas. Veremos mejor, pero, sobre todo, el resto de conductores podrán ver nuestro vehículo de forma más nítida.

Ventanillas cerradas: Es importante mantener el habitáculo bien cerrado, ya que el polvo de la calima es tóxico y favorece la irritación de ojos, nariz. garganta… por ello, en el caso de no ser posible la conducción en un vehículo cerrado es necesario conducir con mascarilla y protección en la vista.

Limpieza de las lunas: La arena que trae la calima puede rayar la carrocería y los cristales, por eso es importante que antes de intentar quitar el barro, utilicemos agua, mejor si es a presión, aunque un trapo humedecido puede valer. Es importante no utilizar el parabrisas del vehículo en seco, ya que además de rayar las lunas podría esparcir el barro y reducir aún más la visibilidad.

Revisión de filtros: La suciedad que origina la calima puede saturar y cegar los filtros del aire del motor, afectando directamente al propio motor, lo que además de restar eficacia al sistema del flujo del aire, puede elevar el consumo de combustible y generar averías. Además de este filtro, también hay que verificar el filtro del habitáculo, que es el responsable del aire de ventilación, y que, en caso de estar afectado por el polvo, podría arrastrar al interior del vehículo partículas perjudiciales para los ocupantes del vehículo.

Te puede interesar

radar dgt

La DGT invertirá 14 millones de euros en comprar radares

La DGT dedicará la mayor parte de los fondos a la adquisición de dieciséis nuevos …