Inicio / Reportajes / Automóvil / Coches híbridos: ¿Qué son y de qué tipos existen?
Coches híbridos: ¿Qué son y de qué tipos existen?

Coches híbridos: ¿Qué son y de qué tipos existen?

Los coches híbridos llevan ya unos años sufriendo un importante auge tanto en lo que a ventas como en popularidad se refiere. Además de una reducción de emisiones contaminantes, esta tecnología aporta al usuario una importante disminución en el consumo de combustible.

A lo largo de los últimos años, la necesidad de preservar el medio ambiente ha llevado a la aplicación de distintas normativas anticontaminación para intentar minimizar, en la medida de lo posible, los efectos nocivos de la contaminación para la salud.

En 1988 nació la primera Normativa EURO, que se hizo más restrictiva en el año 1992, obligando a reducir las emisiones a través de medidas específicas, como por ejemplo, la introducción de catalizadores o la eliminación de plomo en las gasolinas.

Pero el gran cambio tecnológico llegó con la aparición de la hibridación de sus vehículos. Todos los fabricantes están introduciendo, hoy en día, distintos tipos de sistemas híbridos y avanzando continuamente en la evolución de sus sistemas y propulsores.

¿Qué son, entonces, los coches híbridos? De forma sencilla, todo aquel coche que cuente con dos motores, un motor de combustión interna que utilice como combustible la gasolina o el gasóleo, y un motor eléctrico que proporciona fuerza y par motor a las ruedas para que el vehículo se desplace.

En un vehículo híbrido se monta un motor de combustión interna de gasolina, un motor eléctrico y un sistema de baterías o módulos que aportan la energía necesaria para desplazarse. Se trata, además, de un sistema autónomo de propulsión, que gestiona de forma automática el funcionamiento y la coordinación de ambos motores, haciendo que el conductor solo tenga que preocuparse de conducir.

¿Qué tipos de coches híbridos existen?

Existen distintos tipos de coches híbridos convencionales (sin tener en cuenta las versiones enchufables). En función de su configuración del sistema, pueden ser híbridos serie, paralelo o mixto.

Híbridos serie o de Autonomía Extendida (REHEV)

Híbridos serie o de Autonomía Extendida (REHEV)

En esta configuración, el motor de combustión interna no es el encargado de mover las ruedas, sino de hacer lo propio con un generador o alternador eléctrico, que alimenta de energía a la batería o a un motor eléctrico. El motor de combustión nunca transmite directamente tracción a las ruedas porque no hay ningún tipo de unión física, así que es el motor eléctrico el que se encarga de traccionarlas.

Híbrido paralelo

En este caso, los coches híbridos cuentan con un motor de combustión interna y uno o varios motores eléctricos que son alimentados por una batería o módulo eléctrico. El par, en este caso, se aporta por parte de ambos motores a la transmisión, denominándose en este caso semi-híbridos

Híbrido mixto o Full-Hybrid

En este tipo de coches híbridos, el vehículo puede desplazarse por cada uno de sus motores, debido a que ambos tienen conexión directa con las ruedas, pudiendo circular en modo eléctrico en aquellos casos en los que resulte más eficiente.

Este modelo proporciona al vehículo potencia instantánea y una aceleración uniforme al ir combinados los dos motores, siendo el sistema más completo. La batería, habitualmente de ion-litio, se encarga de proporcionar energía eléctrica al generador de electricidad y potencia para propulsar el motor. Con esta configuración se consigue aprovechar la energía que se produce en las fases de frenada y deceleración, lo que provoca que el consumo de combustible sea menor.

Te puede interesar

Los modelos más importantes de la historia de Suzuki

Los modelos más importantes de la historia de Suzuki

No son muchas las marcas de automóviles que se acercan, o sobrepasan, la centena de …