Inicio / Noticias / Ecologia / Los coches clásicos se pasan al eléctrico

Los coches clásicos se pasan al eléctrico

Para reinventarse y mostrar su compromiso con un futuro sin emisiones, algunas grandes marcas de automóviles han dado un paso decidido hacia delante… pero mirando a tiempos pasados: los coches clásicos regresan al mercado fieles a su esencia y estilo en su versión remasterizada (y verde).

James Dean al volante del Porsche 550 Spyder que, sin saberlo, iba a ir ligado para siempre –por desgracia– a su leyenda. El Ford Thunderbird del 66 en el que Thelma y Louise surcaban las carreteras melena al viento con su aventura de amistad y libertad. La mirada de pocos amigos de Clint Eastwood sacándole brillo a su Gran Torino. O, en una imagen más made in Spain, el 2CV que marcaba la personalidad de Gracita Morales en Sor Citröen. Si parte de nuestra cultura pasa por lo que vemos en la gran pantalla, la historia del cine es también nuestra historia, y la historia de los coches que nos han acompañado a lo largo del tiempo. 

Todos podemos recordar las cintas que han convertido a esos modelos en grandes clásicos e iconos de la historia de la automoción. Hoy los seguimos mirando con admiración tanto a ellos como a los otros clásicos no tan cinematográficos, pero sabiendo que el mañana de la automoción pasa por coches menos contaminantes. 

La industria mira al futuro eléctrico y verde, pero sin olvidar esos vehículos que siguen tan presentes en nuestro imaginario. Por eso, las grandes marcas ya se han puesto las pilas con algunos de sus modelos icónicos para recrearlos en su versión más verde, y no por el color de su carrocería. Aquí algunos ejemplos.

Mini Cooper SE

Para encontrar el origen del Mini hay que viajar a los años sesenta y, desde entonces, en sus diferentes formas nos ha acompañado hasta hoy como símbolo del coche urbano por excelencia. La versión eléctrica de este modelo fue la más vendida por la firma durante el pasado 2021: un producto premium pensado principalmente para la ciudad que cuenta con 184 CV y con una respuesta casi instantánea. 

Volkswagen Beetle

Bajo su mítica silueta que ha mantenido su esencia a lo largo de las décadas, el modelo Beetle o Escarabajo de Volkswagen, el coche del pueblo, presenta un motor eléctrico con una potencia de 82 CV y una autonomía de hasta 200 kilómetros. Este eKäfer es obra de la empresa eClassics en colaboración con la propia marca alemana y nos demuestra que, incluso a sus 80 años, nunca es tarde para reinventarse. 

Delorean EVolved

El vehículo protagonista de Regreso al futuro pisa fuerte en el presente con una nueva concepción 100% eléctrica y un motor de 292 CV con unas prestaciones de infarto y casi de película: tarda únicamente 4,9 segundos en alcanzar los 100 km/h. La firma estadounidense aún no ha confirmado fecha exacta de lanzamiento para su nuevo modelo Delorean EVolved, presumiblemente inspirado en el modelo clásico DMC-12, pero sí que se tendrá lugar este 2022. 

Volkswagen e-BUS

La icónica furgoneta hippie de Volkswagen renace de sus cenizas para convertirse en un modelo 100% eléctrico, conservando su estética clásica. Como en el caso del Beetle, eClassics tiene un acuerdo para el desarrollo de este vehículo, con un motor eléctrico de 61 kilovatios –83 caballos– y baterías de 48 kilovatios con las que consigue 200 kilómetros de autonomía. Además, los clientes pueden personalizarla con múltiples opciones como el control de velocidad de crucero, los faros LED o la dirección asistida. 

Ferrari 308

Una marca histórica como Ferrari, que incluso ha dado nombre a una tonalidad de rojo e inspirado de películas a juguetes, también ha lanzado un vehículo que prescinde de los combustibles fósiles. El primer Ferrari eléctrico cuenta con tres mecánicas eléctricas que, conjuntamente, le entregan 275 CV de potencia. Su aproximación ha sido respetuosa con la tradición de la marca, tanto en lo estético como en lo dinámico. Para el grupo motopropulsor recurrieron a EV West, una empresa especializada en motores eléctricos. 

Seat e-600

Uno de los coches más reconocidos y queridos entre los españoles también tiene su versión eléctrica. El símbolo del motor patrio, el Seat 600, resurge de sus cenizas y lo hace como coche eléctrico gracias a Little Electric Cars. Tras varios años de trabajo para integrar un tren eléctrico en este modelo, y después una dura batalla por conseguir las diferentes homologaciones necesarias para que este primer retoño pueda circular por las carreteras españolas, el e600 se comenzó a comercializar el pasado 2020.

Retrofit: llega el tunning clásico y eléctrico

La tendencia eléctrica no ha llegado solo a la hora de fabricar coches nuevos. También pisa fuerte dentro de una actividad muy extendida en el mundo de la automoción como es el tunning, la puesta a punto y personalización camaleónica de los vehículos, bajo el nombre de retrofit

El retrofit consiste en la modificación de las condiciones técnicas de un vehículo de combustión tradicional para convertirlo en híbrido o eléctrico. Esta práctica permite dar una segunda vida a modelos clásicos y actualizarlos a las nuevas normas viales y zonas de bajas emisiones de nuestras ciudades y, además, supone una apuesta definitiva por un modelo de movilidad respetuoso con el medioambiente y consciente

Reducir, reutilizar y reciclar son las tres erres protagonistas en clave de sostenibilidad y a todas ellas hace alusión el retrofit, gracias a que permite aumentar el parque de coches eléctricos reduciendo las emisiones por fabricación de nuevos vehículos. Supone también una alternativa atractiva para el público más ecofriendly, ofreciendo en la mayoría de los casos una solución más económica que un vehículo nuevo en el mercado actual –mientras que los coches eléctricos superan los 20.000 euros, los reacondicionados rondan los 15.000–. 

Sí es cierto, por el lado opuesto, que esta práctica encuentra algunos obstáculos como son las limitaciones técnicas y el proceso de homologación por el que deben pasar los vehículos que han sido transformados para ajustarse a la normativa. Además, la realización de estos ajustes han de llevarse a cabo por un profesional muy cualificado que sea capaz de contemplar las necesidades y repercusiones técnicas futuras en el vehículo.

Sea como fuere, tanto la reinvención de los clásicos por parte de las marcas como el ansia de los usuarios que quieren tunear su coche para hacerlo más verde demuestran que la movilidad eléctrica, además de ser imperativa, es una tendencia entre los amantes del automóvil que miran a un futuro eco de la forma más retro

Te puede interesar

España, entre los mejores países para disfrutar del automóvil

España, entre los mejores países del mundo para disfrutar del automóvil

España se sitúa entre los mejores países del mundo para disfrutar del automóvil. Así lo …