Inicio / Reportajes / Automóvil / ¿Cuándo es necesario cambiar el filtro de habitáculo?
¿Cuándo es necesario cambiar el filtro de habitáculo?

¿Cuándo es necesario cambiar el filtro de habitáculo?

Desde hace algunos años, los fabricantes de automóviles incorporan en sus distintos modelos una serie de elementos de filtración destinados a aumentar la vida útil del motor, pero también para facilitar que los pasajeros respiren un aire de mayor calidad en el habitáculo. El filtro de habitáculo o antipolen es uno de los más importantes.

El filtro de habitáculo es un elemento filtrante que garantiza una importante disminución en el número de partículas que llegan al interior del habitáculo. Es el responsable de filtrar las partículas de polvo y polen que hay en suspensión en el aire. Por ello, resulta esencial para personas alérgicas, proporcionando limpieza, comodidad e higiene en el interior del coche.

¿Cuándo cambiar el filtro?

Es importante recordar que este filtro no afecta al funcionamiento del motor ni a su rendimiento, pero sí al del coche en general. También lo hará, evidentemente, a la calidad del aire que se respira en el interior del habitáculo, especialmente en los meses veraniegos, cuando más se intensifica el uso del climatizador.

Si este filtro está obstruido o tapizado por la suciedad, es decir, por una acumulación de las partículas que va recogiendo, puede producir problemas en el sistema de climatización. Si al conectarlo no pasa suficiente aire por el evaporador, no se va a producir el intercambio de calor para que el gas que enfría el aire acondicionado realice su cambio de estado, lo que, a la larga, puede ser perjudicial para el sistema.

¿Cuándo se debe proceder al cambio de este filtro? Al menos una vez al año o cada 15.000-20.000 km, aunque todo dependerá de la zona en la que circule principalmente el vehículo. No es lo mismo, así, circular principalmente por una zona agrícola, o con caminos con polvo, que por carretera o poblaciones con más o menos contaminación.

¿Qué tipos existen?

Filtro antipolen

En la actualidad existen dos tipos de filtro antipolen, que cambiarán de forma en función del modelo y de su ubicación. Cada uno de ellos se diferencia por el material que se utiliza en su fabricación, lo que a su vez redunda en su durabilidad y en su capacidad para atrapar un mayor número de partículas.

Filtro simple

Se trata de un filtro fabricado en papel o de un material similar a este, que protege del polen y del polvo. Es el más común y económico, ya que su precio oscila alrededor de los 15 euros, aunque también es el que antes se deteriora y antes se obstruye.

Filtro de carbón activo

Además de proteger del polen y del polvo, es capaz de filtrar los gases contaminantes que se emiten desde los tubos de escape de otros coches, y minimiza la presencia de malos olores en el habitáculo. La presencia de carbón activo en su fabricación hace que sean más recomendables para personas alérgicas, ya que también contribuyen a reducir los alérgenos en suspensión.

Te puede interesar

Cómo conducir con mayor seguridad en otoño

Cómo conducir con mayor seguridad en otoño

El otoño es una de las épocas más complicadas en lo que a conducción segura …