Inicio / Noticias / Bosch y Daimler obtienen el visto bueno al primer aparcamiento sin conductor
Bosch y Daimler obtienen el visto bueno al primer aparcamiento sin conductor

Bosch y Daimler obtienen el visto bueno al primer aparcamiento sin conductor

Las marcas alemanas Bosch y Daimler han obtenido el permiso necesario de las autoridades de Baden-Württemberg para su sistema de estacionamiento automatizado del aparcamiento del Museo Mercedes-Benz en Stuttgart.

Para utilizar este servicio de estacionamiento con aparcacoches automatizado es necesaria una app para Smartphone, y no se requiere la presencia de un conductor de seguridad. Por esto, se convierte en la primera función de aparcamiento SAE nivel 4 completamente automatizada y sin conductor que se ha aprobado oficialmente para su uso.

Tanto Bosch como Daimler han priorizado la seguridad en este novedoso servicio de aparcamiento sin conductor. Ya que aún no existe ningún tipo de proceso para la aprobación oficial de las funciones de conducción automatizadas sin conductor, las autoridades alemanas han supervisado el proyecto junto con expertos del servicio de inspección técnica alemán TÜV Rheinland desde sus inicios, para evaluar la seguridad operativa tanto de la tecnología automotriz como del aparcamiento.

En este programa piloto, los desarrolladores definieron de qué forma el vehículo sin conductor es capaz de detectar a los peatones y otros automóviles que se cruzan en su trayectoria, y se detiene de forma fiable cuando encuentra un obstáculo. También establecieron comunicaciones seguras entre todos los componentes del sistema, y tomaron las medidas necesarias para garantizar la activación fiable de la maniobra de estacionamiento.

Al llegar al aparcamiento, el usuario sale del vehículo y se ordena al sistema, mediante la app móvil, que el coche se dirija de forma autónoma a la plaza asignada. Cuando el usuario desea recoger su coche, el proceso funciona de la misma manera: desde la app ordena al coche que vaya a buscarlo al mismo punto en que lo dejó.

El proceso que se sigue se basa en la interacción entre la infraestructura inteligente del garaje de aparcamiento que ha creado Bosch y la tecnología automotriz propia de Mercedes-Benz. Así, los sensores de Bosch en el aparcamiento se encargan de vigilar el carril de conducción y sus alrededores, y brindan la información necesaria para poder guiar al coche.

Este proyecto nació en 2015, aunque hubo que esperar a 2017 a que el proyecto piloto en el Museo Mercedes-Benz de Stuttgart fuese presentado al público por primera vez. Con la autorización oficial de las autoridades, ya es posible poder llevar a cabo pruebas con público real.

Te puede interesar

Las ventas de vehículos ecológicos continúan aumentando

Las ventas de vehículos ecológicos continúan aumentando

Coincidiendo con la entrada en vigor del nuevo ciclo de homologación WLTP en condiciones reales, …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies