Inicio / Reportajes / Así funcionan las nuevas autoescuelas digitales
Así funcionan las nuevas autoescuelas digitales

Así funcionan las nuevas autoescuelas digitales

La pandemia ha afectado directamente a muchas personas en proceso de obtener sus permisos de conducir por la imposibilidad de acudir a sus autoescuelas tradicionales. Frente a este problema, cada vez son más los que recurren a las variantes digitales para poder estudiar en sus domicilios sin necesidad de desplazarse.

Según los datos de la DGT, durante el año 2019 se expidieron 594.141 permisos de conducir. Unas cifras que se redujeron enormemente durante los años 2020 y en lo que llevamos de año. A la situación causada por la pandemia también hay que sumar, como justificación de este descenso, las largas listas de espera que en muchas ocasiones se han producido o la propia saturación de la DGT.

Para hacer frente a todas las incomodidades que presenta la necesidad de mantener distancias sociales más elevadas o la imposibilidad de desplazamiento que, en muchas ocasiones, han causado las restricciones de movilidad, ha surgido una nueva modalidad para obtener el carnet de conducir, gracias a las autoescuelas digitales.

Qué son las autoescuelas digitales

Autoescuelas digitales

Las nuevas autoescuelas digitales son una modalidad que permite a sus estudiantes adquirir una formación vial de una forma más cómoda, con total libertad de horarios y sin desplazamientos a la propia autoescuela física, por lo que contribuyen también a un importante ahorro económico.

Aunque es durante los últimos dos años en los que estas autoescuelas han experimentado un importantísimo crecimiento, lo cierto es que llevan presentes en el mercado desde hace años. El usuario solo necesita una conexión a Internet y un dispositivo digital (teléfono móvil, tablet u ordenador) para poder seguir las clases.

Además, al tratarse de formatos digitales, el usuario posee libertad total para estudiar sus módulos en cualquier momento, por lo que esta modalidad resulta especialmente atractiva para aquellos usuarios que, por sus obligaciones laborales, no dispongan de un turno fijo, o viajen con tanta frecuencia que sea imposible acudir con regularidad a cualquier clase presencial.

¿Qué ventajas aportan estas variantes?

El primer beneficio claro es el ahorro de costes para el usuario. Al contrario de lo que ocurre con las autoescuelas tradicionales, las versiones digitales no requieren de un gran número de profesores para cubrir toda la demanda de sus alumnos, por lo que se produce una disminución de los gastos operativos, que se traducen en un menor precio por suscripción.

Al mismo tiempo, al tratarse de plataformas virtuales, están disponibles las 24 horas del día, por lo que el alumno puede acceder a ellas en cualquier momento, sin necesidad de ceñirse a horarios de clases, etc. Y lo más importante, se puede acceder en cualquier lugar.

La actualización también es un factor a tener en cuenta. Al tratarse de soportes digitales, si en cualquier momento aparece un cambio en la normativa o en los modelos de enseñanza, se pueden trasladar inmediatamente a la plataforma. Es también más sencillo obtener un seguimiento más preciso de las necesidades de cada alumno, ya que sus progresos en los test y en las propias clases quedan registrados digitalmente.

Te puede interesar

Cambio averías coche

Los hábitos de conducción que pueden provocar averías en tu coche

Hasta el coche más fiable, puede sufrir averías debido a un conductor descuidado. Y es …