Inicio / Noticias / Así es y así va el nuevo Skoda Scala
Así es y así va el nuevo Skoda Scala

Así es y así va el nuevo Skoda Scala

La relación entre precio y equipamiento, un habitáculo amplio, así como un maletero por encima de la media y unos buenos acabados, son los elementos comunes en todo modelo de Skoda que se precie. Su nuevo compacto, el Scala, no iba a ser menos. Ya se pueden realizar pedidos y las primeras unidades llegan este mes de mayo.

El Skoda Scala viene a ocupar el hueco dejado por el Spaceback. Tiene un longitud de 4,36 metros, una anchura de 1,79 metros y una altura de 1,47 metros; unos 8 cm más largo que el Seat León, así como una batalla 1 cm más larga. Pero el Scala no emplea la misma plataforma que el León, sino la MQB A0, utilizada en modelos más pequeños como el Ibiza o el Volkswagen Polo.

A nivel de diseño, se diferencia y mucho de lo visto en el Spaceback. Estrena elementos estéticos que también llegarán a futuros modelos de Skoda, como el propio nombre de la marca en el portón o una luneta que se extiende más de lo habitual. La gama cromática se compone de 12 opciones diferentes, mientras que las llantas pueden ser de 16, 17 o 18 pulgadas.

El Skoda Scala por dentro

La habitabilidad es uno de los elementos más destacables del Scala. Su interior ofrece el mismo espacio para las piernas en las plazas traseras que un Octavia. La altura del techo también es suficiente, mientras que la anchura será insuficiente, haciendo inviable que tres personas adultas puedan viajar con comodidad.

El maletero es el más grande del segmento con 467 litros. Asimismo, dispone de una toma de corriente de 12 V de serie, se le pueden añadir diversos ganchos para sujetas bolsas y una red bajo la bandeja.

Completan la gama de equipamiento para el interior la posibilidad de contar con instrumentación digital, una pantalla en consola central de 9,2», calefacción en los asientos delanteros y traseros o dos puertos USB-C para carga de smartphones en la parte posterior.

La gama mecánica del Skoda Scala

En las fase de pedidos, que dio comienzo el pasado 11 de marzo, el Scala disponía de dos motores gasolina y uno diésel. Se trata de un 1.0 TSI con 115 CV -ambos con cambio manual-, un 1.5 TSI con 150 CV -con caja automática DSG de siete relaciones- y, en diésel, un 1.6 TDI con 115 CV, que puede ligarse tanto a la transmisión manual como a la automática.

En lo que se refiere a los acabados, hay tres posibilidades: Active, Ambition y Style. Adicionalmente se ofrece una edición especial denominada First Edition unida al motor 1.5 TSI, limitada a 200 unidades.

Así va el Skoda Scala

Nada más acceder al interior, el Scala transmite muy buenas sensaciones. Permite adoptar una postura de conducción baja, como ocurre en el Seat León, y enseguida permite hacerse a los mandos. El aislamiento también está muy logrado, tanto que el motor tricilíndrico 1.0 TSI pasa desapercibido al ralentí o a baja velocidad.

Este propulsor, en su variante de 115 CV y cambio manual de seis velocidades, es una opción perfectamente válida para el Scala; de hecho, se antoja la opción más equilibrada de la gama, ya que tanto el 1.5 TSI de 150 CV como el diésel 1.6 TDI de 115 CV son notablemente más caros.

Cabe destacar que el Scala ofrece la posibilidad de optar por una amortiguación de dureza variable que implica una rebaja de 15 mm de la altura libre al suelo.

Te puede interesar

Audi crea una unidad de almacenamiento de baterías recicladas en Berlín

Audi crea una unidad de almacenamiento de baterías recicladas en Berlín

Audi ha puesto en marcha en el Campus EUREF una unidad de almacenamiento de energía …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies