Inicio / Noticias / Así son los radares de la DGT imposibles de detectar

Así son los radares de la DGT imposibles de detectar

 

Existen muchos modelos de radares para medir la velocidad a la que circulan los vehículos, y algunos de ellos como el Velolaser de la Guardia Civil son muy complicados de detectar.

Circular a mucha velocidad hace que el conductor controle el vehículo mucho peor, además de aumenta la dificultad de reaccionar ante un imprevisto. Por si fuera poco, conducir muy rápido aumenta también la agresividad de los conductores. Todos estos factores hacen que se hayan desarrollado una gran cantidad de radares para evitar que se de esta situación.

La Guardia Civil de Tráfico posee una gran cantidad de radares distintos. Estos han evolucionado mucho a lo largo de los años gracias a los avances tecnológicos. Algunos de los modelos eran impensables hace muy pocos años. Además se ha mejorado la manera de instalarlos, por lo que muchos coches y motos ya los equipan.

Velolaser, uno de los radares indetectables

Uno de los que más está dando que hablar es el Velolaser, un radar que puede controlarse desde cualquier lugar gracias a poseer tecnología 4G. Debido a que funciona a través de sensores laser con tecnología LIDAR es casi imposible que se detecte. Cuando este radar multa a un vehículo se lo envía a otro punto donde se recibe y se procede a la sanción.

Como hemos mencionado, los propios vehículos de la Guardia Civil también pueden equipar radares de velocidad. El equipado instalado en las motos, al igual que el Velolaser, también es indetectable. Este utiliza como medidor las ondas del llamado efecto Doppler, las cuales trabajan en un espectro distinto, y de ahí su completa ocultación de los detectores.

Además del Velolaser, existe otro que se encuentra equipado en las motocicletas, y que también es muy complicado de detectar. En este caso hace uso del efecto Doppler, por lo que al trabajar en diferentes espectros se convierte en un elemento escurridizo para los aparatos de detección de radares.

El objetivo de esos radares es conseguir reducir al máximo el exceso de velocidad en nuestras carreteras. Para concienciar a todo el mundo, la DGT impartirá cursos de mejoras para la conducción para los conductores veteranos.

Te puede interesar

E-Fuel

E-Fuel, ¿el combustible del futuro?

El carburante sintético se posiciona como una alternativa factible para alcanzar la movilidad sostenible La …