Inicio / Noticias / 2020, peor año de la década en seguridad vial
2020 seguridad vial

2020, peor año de la década en seguridad vial

Aunque pudiera parecer que por la pandemia y la reducción de la movilidad sufrida, los datos referentes a seguridad vial iban a ser en 2020 mucho mejores, lo cierto es que el dato de fallecimientos en accidentes en carretera superó las previsiones en un 17%, lo que equivale a 128 muertos más de los esperados.

Sacar cualquier conclusión sobre datos estadísticos en 2020 resulta especialmente complicado debido al confinamiento y a las distintas restricciones de movilidad sufridas en España desde entonces. En este sentido, la cifra absoluta de siniestros mortales en carretera se redujo hasta los 870 fallecidos en vías interurbanas, aunque es necesario recordar que durante el confinamiento se redujo la movilidad hasta un 75%.

Así, en términos relativos, y según el estudio “COVID-19, seguridad vial, influencia de la pandemia en la movilidad y la accidentalidad del futuro”, elaborado por la Fundación Línea Directa en colaboración con el Instituto de Investigación en Tráfico y Seguridad Vial (INTRAS) de la Universidad de Valencia, la mortalidad en carretera superó en un 17% las previsiones estadísticas, registrando 128 fallecimientos más de los esperados.

Este informe revela, además, bastantes datos preocupantes. Entre ellos, que, de acuerdo con los datos ofrecidos por la DGT, el 36% de los fallecidos en accidente no llevaba puesto el cinturón de seguridad, lo que supone más del doble que el año anterior. Asimismo, el exceso de velocidad también ha sufrido un importante incremento de hasta el 39%, mientras que el 20% de los conductores reconocieron haber consumido más alcohol, drogas y medicación durante el pasado año, lo que supone un verdadero problema de seguridad vial.

Los meses veraniegos fueron, en este sentido, los más conflictivos en lo que a siniestralidad se refiere. Así, el accidente con desenlace fatal más habitual se produjo en el mes de julio y en fin de semana, en carretera convencional (77% de los fallecidos), y con la salida de vía como causa más común (44%). En términos absolutos, los peatones, ciclistas y motoristas redujeron su mortalidad en un 29%, mientras que los fallecidos en turismo disminuyeron la suya en un 15%.

Respecto a las previsiones para 2021, este estudio revela que este año podría ser incluso peor que 2020, ya en términos absolutos. El fin del estado de alarma y de las restricciones de movilidad supondrán que el transporte en carretera se incrementará en un 30% respecto al pasado año. Así, los datos del informe revelan que el 71% de los españoles tiene previsto recurrir este verano al transporte privado, y que un 18% utilizará esta modalidad de movilidad “mucho más que antes de la pandemia”, en detrimento del autobús (-10%), del metro y el tren (-6%). Así, se estima que habrá hasta 160.000 vehículos más en las carreteras españolas durante el periodo estival.

Según la Fundación Línea Directa, esta circunstancia supondrá una auténtica “tormenta perfecta” que podría suponer una siniestralidad de hasta 1.100 fallecidos en carretera este año. Una cifra similar a la de 2019, aunque en este caso en menos meses debido a que la movilidad total se ha restablecido mucho más tarde. En este sentido, según Mar Garre, directora general de la Fundación Línea Directa, recuerda que “estos datos deben ser una clara llamada de atención de cara a los desplazamientos de verano, y es necesario vitar el ‘efecto euforia’ en la conducción. Ahora más que nunca, debemos ser especialmente responsables en carretera”.

Te puede interesar

Skoda desarrolla un sistema para dar una segunda vida a las baterías eléctricas

Skoda ha desarrollado un sistema de almacenamiento de energía inteligente, que servirá, entre otras cosas, …