Publicado el: 4 junio de 2017

Volvo podría dejar de fabricar motores diésel

Volvo_fabrica_intLa generación venidera de los modelos de la firma sueca Volvo podría contar con una gama sin motores diésel en beneficio de las mecánicas eléctricas.

La tendencia actual del mercado automovilístico apunta hacia un futuro próximo que excluya de la oferta de muchos fabricantes de coches las motorizaciones diésel. La última marca en repudiar las mecánicas de gasóleo ha sido Volvo, en palabras de su presidente Hakan Samuelsson, quien ha asegurado en una reciente entrevista que lo más seguro es que la próxima generación de la gama de Volvo no cuente con alternativas diésel.

“Teniendo en cuenta la perspectiva actual, no desarrollaremos una nueva generación de motores diésel”, declaró. En cualquier caso, después dijo que los propulsores diésel sí que tienen futuro a medio plazo, especialmente en Europa, en donde los Volvo con motor de gasóleo son la opción más popular entre los clientes de la firma sueca.

Además, ha añadido que seguirán trabajando en los motores diésel al menos hasta el año 2023, pero que a partir de 2020 podría ser poco rentable invertir en ellos debido a las exigentes normas anti contaminación.

A este plan de ir dejando de lado poco a poco los motores diésel hay que sumar el hecho de que la inversión en motorizaciones híbridas y eléctricas irá creciendo paulatinamente a lo largo de los próximos años -recordemos que el primer modelo de Volvo completamente eléctrico se pondrá a la venta en el año 2019-.

Con todo, se espera que fruto de los costes de producción futuros de los motores diésel, los coches movidos por una mecánica híbrida o eléctrica tengan un precio cada vez más cercano al de los vehículos propulsados por gasóleo, lo cual hará que muchos potenciales clientes se decanten finalmente por esta alternativa.