Publicado el: 19 enero de 2016

Smart Cities: futuro sostenible

pequenaSegún la OCDE, en 2050, la mayoría de la población se concentrará en las grandes ciudades y aumentará en más de 2.000 millones de habitantes. El crecimiento económico y demográfico tendrá un impacto medioambiental y social sin precedentes.

Tokyo, Londres, Nueva York, Ámsterdam y París son ciudades que destacan en tecnología, gestión pública, movilidad y transporte. Son ejemplos de cómo se pueden hacer las cosas bien. ¿Y nuestras ciudades? España está implantando medidas para conseguir Smart cities y en este objetivo ejercemos un papel muy importante las empresas privadas, en concreto, las del sector del automóvil y del renting.

El vehículo no sólo es un medio de transporte sino que para muchos conductores es su herramienta de trabajo. Según algunos estudios, el sector del transporte representa casi el 40% del consumo final de energía en nuestro país. Una cifra que supone más de un cuarto de las emisiones totales de CO2 a la atmósfera. Sin embargo, en el caso de las emisiones, los vehículos sólo producen el 20%.

En la reducción de esa polución entramos las empresas para ofrecer a los conductores un abanico de posibilidades eficaces que respondan a sus necesidades de movilidad empresarial. Vehículos híbridos y eléctricos son las dos tendencias cada vez más comunes, pero además existen otros que consumen menos combustible y que cuentan con motores más eficientes.

Pero, ¿nos hemos quedado ahí? No, claro que no. Las empresas también hemos introducido sistemas tecnológicos que en otras zonas de Europa ya están afianzados, como el Carsharing. Un servicio implantado en Europa a finales de los años 80, pero que tuvo que esperar al año 2005 para surgir en España.

En definitiva, la introducción de flotas de vehículos con sistemas de propulsión diferentes a la gasolina o al diésel, herramientas tecnológicas a favor de una conducción eficiente, constituyen nuestro granito de arena para el desarrollo sostenible de nuestra sociedad. Una Smart City es el salto último y más importante hacia la sostenibilidad absoluta, pero mientras tanto podemos hacer muchas cosas.

Pedro Malla de las Heras, director general de ALD Automotive