Publicado el: 14 junio de 2017

Seat mantiene su apuesta por el gas natural como combustible para sus vehículos

Seat_Gas_intLos fabricantes de coches se preocupan cada vez más por el medio ambiente y, por ello, durante los últimos años estamos asistiendo al lanzamiento de numerosos propulsores movidos por combustibles alternativos a la gasolina y al gasóleo. Uno de los que más fuertemente apuestan por ello es Seat, que a pesar de que todavía no cuenta en su gama con mecánicas híbridas ni eléctricas, es una de las pocas marcas que dispone en su oferta de vehículos capaces de ser propulsados por gas natural comprimido o GNC.

De este modo, la firma española ofrece a sus potenciales clientes la posibilidad de adquirir el Mii Ecofuel y el León TGI -este último con la carrocería de cinco puertas o con la familiar ST-, cuyos motores pueden funcionar indistintamente con gasolina o con GNC. Una de las mayores ventajas de utilizar GNC es que el nivel de ruido del motor, el refinamiento con el que se mueve el vehículo y la suavidad con la que funciona la caja de cambios es igual a la de un coche con una mecánica de gasolina.

Asimismo, los controles de calidad a los que son sometidos los automóviles propulsados por GNC demuestran que se trata de una fuente de energía 100% segura, ya que los ensayos se llevan a cabo con el depósito lleno y en instalaciones dedicadas especialmente a ello. Los sistemas están diseñados para garantizar que son completamente herméticos y, además, los depósitos de gas son preparados para soportar más del doble de la presión con la que trabajan. Como añadido, todos incluyen una válvula de seguridad independiente.

La utilización de GNC representa un importante ahorro económico comparado con los combustibles diésel y gasolina. Por otro lado, la energía que contiene un kg de gas natural equivale aproximadamente a 1,5 litros de gasolina, 1,3 de gasóleo y 2 de GLP -Gas Licuado de Petróleo-. Otro de sus beneficios es la obtención de la etiqueta ECO de la DGT, lo que significa que tienen ventaja con respecto a los coches etiquetados como B y C en episodios de restricciones de tráfico por un alto nivel de contaminación en las grandes ciudades.

El Mii Ecofuel tiene un motor de 68 CV con el que registra un consumo medio de 2,9 kg de GNC por cada 100 km. Solo emite 79 g/km de CO2 y su autonomía en modo CNG asciende a 380 km. Está disponible desde 12.550 euros. Por su parte, el SEAT León TGI instala una mecánica que entrega 110 CV y cuyas emisiones de CO2 están cifradas en 96 g/km. El consumo homologado en ciclo combinado es de 3,6 kg de CNG por cada 100 km, y la autonomía en modo GNC alcanza los 420 km.