Publicado el: 10 diciembre de 2017

Rinspeed crea Snap, el autobús del futuro

Rinspeed_intEl último proyecto del fabricante suizo de automóviles Rinspeed se llama Snap y es un minibus eléctrico y autónomo que representa una visión sobre cómo serán los transportes del futuro y da una vuelta de tuerca en lo referente a ecología.

El Rinspeed Snap es el vigésimo prototipo del fabricante suizo y su gran apuesta para el CES 2018, la mayor feria de electrónica del mundo, que se celebrará el próximo mes de enero en Las Vegas (Estados Unidos). Se trata de un prototipo de autobús eléctrico, autónomo y totalmente conectado que nos ofrece una visión de cómo podrían ser los transportes públicos o compartidos en el futuro. Además, si tenemos en cuenta que Rinspeed es uno de los fabricantes considerados como visionarios de la nueva movilidad, habrá que tenerlo muy en cuenta.

El Rinspeed Snap es un sólo vehículo, pero que puede dividirse en dos partes: el chasis y la célula de seguridad del habitáculo, que se ha diseñado para ser útil a pesar de estar separado de la parte principal. De esta forma, el habitáculo con infinitas posibilidades de configuración, podrá ser utilizado incluso cuando el vehículo esté parado para, por ejemplo, recargar sus baterías eléctricas. Además, este habitáculo tendría una esperanza de vida mucho más extensa que el propio chasis.

Según los propios ingenieros de Rinspeed, toda la parte del chasis cuenta con componentes mecánicos que sufren un desgaste mayor por el uso y que, por tanto, deben ser sustituidos en un periodo de tiempo más corto. Sin embargo, el habitáculo independiente del prototipo no sufre semejante nivel de desgaste por lo que puede permanecer en servicio durante mucho más tiempo. Esto supone una vuelta de tuerca a nivel de reciclaje, ya que los fabricantes se centran únicamente en las emisiones a la atmósfera y no en la reutilización/reciclaje de los componentes mecánicos.

El Rinspeed Snap cuenta también con una potente red de sensores Lidar que detectan cualquier obstáculo en la carretera y funciona junto con la plataforma Harman Autonomous Drive vigilando permanentemente el tráfico, a través de una antena especial y una potente red inalámbrica de transmisión de datos de alta velocidad 5G. Esta red de comunicaciones le permite conectar con el resto de vehículos y, sobre todo, con las infraestructuras para disponer de información actualizada en el ámbito urbano transmitiendo señales multimedia de alta resolución.

En el interior, todos los cristales son regulables y mediante un escáner de alta tecnología puede detectar la posición de los ocupantes, que disponen de un asistente personal en forma de robot autónomo. Además, el habitáculo cuenta con radio, Bluetooth y WiFi.