Publicado el: 20 agosto de 2015

Revisar el vehículo tras las vacaciones, seguridad para todos

taller_cochesEn el verano, el vehículo es el medio de transporte más utilizado por los españoles para desplazarse y llegar a su lugar de destino. Por este motivo, el automóvil pasa muchas horas en la calle, expuesto a altas temperaturas, y dependiendo de nuestro estilo de vacaciones, los cambios entre frío y calor pueden dañarlo. Por ello, aconsejamos revisar el vehículo a nuestra vuelta y comprobar asimismo que todos los elementos se encuentran en perfecto estado.

En esta temporada del año, dado que la distancia recorrida es superior a los trayectos cotidianos, es necesario revisar la presión de los neumáticos, ya que tienen una influencia directa sobre el comportamiento dinámico del vehículo, reduciendo sus prestaciones si es inferior a la señalada por el fabricante.

El motor también puede haber sufrido daños durante nuestra estancia de verano, sobre todo si el destino elegido ha sido la playa, ya que puede haber entrado arena en el vehículo. Por ello, aconsejamos acudir a un taller para que un profesional realice una revisión y una limpieza interior, si se considerase oportuno.

Otro de los elementos que requieren atención tras las vacaciones es el líquido de frenos, que debe permanecer siempre igual, sin sobrepasar la línea que marca el fabricante en el recipiente. Recomendamos revisar el líquido lubricante del motor dado que su mantenimiento se adelanta al recorrer muchos kilómetros durante estos meses. Debemos verificar el nivel de este líquido, si la cantidad está por debajo del mínimo, se debe rellenar con el mismo tipo de aceite. Pero si es superior, debemos acudir a un taller para comprobar el estado y vaciar la cantidad necesaria.

Por otra parte, debemos comprobar el funcionamiento de la óptica de nuestro vehículo. Es fundamental regularlas correctamente y limpiarlas para que no se reduzca la visibilidad. Por último, señalamos la existencia de otros elementos que requieren revisión: líquido anticongelante, parabrisas, cristales del vehículo…

Si revisamos cada uno de estos elementos y realizamos una comprobación general de nuestro vehículo tras las vacaciones estivales, estaremos colaborando en la seguridad vial de todas las carreteras.