Publicado el: 2 septiembre de 2016

Renault inicia la renovación de su gama de motores

Renault inicia la renovación de su gama de motoresRenault va a incorporar importantes novedades mecánicas en poco tiempo. Una de ellas se centra en la petición de una mecánica diésel más potente para los modelos más representativos del fabricante.

Tras la desaparición del motor 2.0 dCi de la gama Renault, la marca francesa no dispone en este momento de opciones diésel más potentes que el reciente bloque 1.6 dCi Twin Turbo con 160 CV ya visto en los nuevos Renault Talisman y Renault Espace, así como su variante de 165 CV del nuevo Renault Mégane GT.

Con la llegada del nuevo Renault Koleos esta situación puede cambiar sustancialmente. La versión coreana de este modelo, el Samsung QM6, ha estrenado para su mercado un renovado motor 2.0 dCi.

Este bloque está asociado a un sistema de tracción total inteligente –ALL MODE 4×4-i-y a un cambio automático Xtronic, ambos ya vistos en la marca Nissan y desarrolla una potencia aproximada de 175 CV. Este 2.0 dCi recibe importantes mejoras respecto al que ya conocíamos para optimizar su rendimiento y eficiencia, además de recibir una serie de tratamientos para reducir las emisiones contaminantes.

Es muy probable la incorporación de este motor al nuevo Renault Koleos, y no es descartable que pudiese llegar al resto de la gama alta de Renault. Además, es posible que este bloque sea únicamente un anticipo de lo que puede llegar en un futuro, ya que el salto de potencia respecto al motor 1.6 dCi no parece muy grande, y sin saber la potencia final con la que llegaría, no parece descartable que pudieran aparecer variantes más potentes que le permitan enfrentarse de forma directa con sus competidores.

Por otro lado, las novedades no terminan aquí, ya que se espera la llegada de un nuevo motor 1.3 gasolina de inyección directa turboalimentado con una potencia de entre 90-115 KW -aproximadamente entre 120 /155 CV- fruto de la alianza de Mercedes-Benz y Renault. Este motor sería incorporado en modelos de las marcas Mercedes-Benz, Renault y Nissan, y montará una elevada carga tecnológica con el objetivo de reducir las emisiones y mejorar la eficiencia en el consumo de combustible.