Publicado el: 3 agosto de 2017

Porsche podría sustituir los motores diésel por híbridos

porsche_intPorsche podría ser la próxima marca en eliminar de su gama los motores diésel, al anunciar su intención de comenzar una transición hacia los vehículos más eficientes, con propulsión eléctrica o híbrida.

La caída de los motores diésel es un hecho: ya se venden en España prácticamente los mismos coches con una mecánica de gasóleo que con una de gasolina. Las últimas noticias relacionadas con la contaminación que implica su uso han propiciado que los fabricantes de vehículos apuesten cada vez más por sistemas de propulsión híbridos o eléctricos. Así las cosas, tras los anuncios de Volvo acerca de este tema, la próxima marca en desterrar las motorizaciones diésel de su gama parece que será Porsche, que los sustituirá por alternativas híbridas.

A día de hoy, los modelos de Porsche que cuentan con un propulsor diésel en su gama son la berlina Panamera y los SUV Macan y Cayenne, este último precisamente con el que la firma germana se estrenó con este tipo de mecánicas. El resto de modelos de Porsche solo se comercializan con motores de gasolina. No obstante, tanto el Porsche Panamera como el Porsche Cayenne ya disponen en su oferta de sistemas de propulsión híbridos, por lo que el último en dar la bienvenida a dichos motores será el Macan, un hecho que se espera que se produzca antes de que termine la presente década, en el año 2020.

Los motores diésel llegaron a Porsche en el año 2009 y actualmente representan aproximadamente el 35% de las ventas de la marca alemana. Según el CEO de Porsche, Oliver Blume, “por supuesto que estamos estudiando el sustituir nuestros motores diésel por sistemas de propulsión híbridos”. Asimismo, Blume insistió en que desde Stuttgart se encuentran trabajando en nuevos Porsche con sistemas de propulsión bien híbridos o bien completamente eléctricos que formarían parte de su gama en diez o en quince años.

Por lo tanto, parece más que claro que el sector se dirige hacia una era de hibridación a pesar de que las motorizaciones diésel todavía representan un buen trozo de ´pastel´ de las ventas de muchos fabricantes. Esta hibridación serviría como paso previo a la masificación de las ventas de coches 100% eléctricos.