Publicado el: 19 septiembre de 2016

Mazda 6, nueva apuesta japonesa por las berlinas

Mazda 6, nueva apuesta japonesa por las berlinasMazda ha emprendido la renovación de su berlina, el Mazda 6, con cambios estéticos apenas perceptibles, pero importantes modificaciones en lo que a seguridad activa y confort interior se refiere.

La firma de Hiroshima parece haber confiado en el popular dicho norteamericano de “si algo funciona, no lo toques”. Por ello, en esta tercera generación, que llega a los concesionarios apenas cuatro años después del lanzamiento del modelo, los cambios visibles son muy sutiles. Pero lo importante no es lo que se ve, sino lo que siente el conductor al ponerse al volante. Y en este sentido, el Mazda 6 reafirma la fórmula Jinba Ittai –concepción japonesa que propone la unión total entre un jinete y su montura- para hacer de los pasajeros el centro de la experiencia de conducción.

Tecnológicamente, el nuevo Mazda 6 incorpora el nuevo sistema G-Vectoring, una novedosa apuesta que pasa por ajustar el par del motor en función del movimiento del volante. De esta forma, cuando el conductor empieza a girarlo, utiliza el par del motor para proporcionar una fuerza de deceleración y desplazar parte de la carga a las ruedas delanteras, con lo que se incrementa el agarre de los neumáticos delanteros.

Según la marca japonesa, el nuevo G-Vectoring tiene tres grandes ventajas para el usuario. La primera es que reduce la fatiga, ya que el Mazda 6 es más fácil de conducir y necesita de un menor esfuerzo por parte del conductor. La segunda es que aumenta la estabilidad y el control del coche en cualquier situación. Y la tercera es que aumenta considerablemente la comodidad de los pasajeros que viajan en el coche. Este sistema, de serie y no desconectable, estará presente también en la próxima generación del Mazda 3.

La motorización del nuevo Mazda 6 es otro de los puntos en los que ha trabajado intensamente la marca japonesa. Aunque mantiene los dos propulsores de gasolina, 2.0 y 2.5 litros con 145 y 192 CV respectivamente, las dos opciones diésel, de 150 y 170 CV– reciben importantes novedades para hacerlas aún más silenciosas.

Mazda ha desarrollado una tecnología que, bajo la denominación Natural Sound Smoother, introduce amortiguadores dinámicos insertados en los bulones de los cilindros. Este sistema, que ya está presente en los motores 1.5 Skyactive-D de los Mazda 3, anula los ruidos por movimiento que se producen en el interior del motor  al equilibrar las frecuencias de 3.500 Hz que se producen en él.

A esto se añade un nuevo avance, el Sound Frecuency Control, un desfase provocado de 100 microsegundos en la inyección adicional, que hace que presión sonora que se produce antes, durante y después de la combustión quede compensada. El resultado es la ausencia prácticamente total de vibraciones al volante, y un sonido del motor mucho más fino y agradable.

Para reafirmar la intención de Mazda de hacer más seguros y confortables sus vehículos, la firma japonesa ha aumentado notablemente la dotación del Mazda 6 en lo que a seguridad activa se refiere. Su nuevo asistente de frenada en ciudad, el SCBS Avanzado, ha sustituido el láser por cámaras delanteras, que también se utilizan para el reconocimiento de señales, y ha aumentado el rango de velocidad en el que funciona –entre 40 y 80 km/h-. El sistema de emergencia, por su parte, también utiliza las cámaras delanteras, y aumenta el intervalo de frenado automático desde 160 km/h –antes lo hacía a 145 km/h- y hasta 15 km/h.

Pero no son los únicos elementos de seguridad que incorpora este nuevo modelo. El nuevo Mazda 6 cuenta con una pantalla Head Up Display (HUD) a color y con mejor definición, con detector de fatiga o sistema de mantenimiento de carril y control de crucero adaptativo.