Publicado el: 29 mayo de 2017

Los controles de la ITV, más duros a partir de 2018

ITV SA partir del próximo año, la revisión para superar la inspección obligatoria de nuestros vehículos será más exhaustiva. El principal foco de atención se pondrá sobre la emisión de gases, un proceso que se inició hace tres años pero que ha cogido peso después del dieselgate de Volkswagen.

Hasta la fecha, las ITV sumadas a los débiles procesos de homologación han resultado insuficientes para poner fin a la alta contaminación emitida por numerosos vehículos. Las actuales revisiones, reguladas por la normativa europea y nacional, en el caso de los vehículos diésel, sólo miden la opacidad de los humos.

Hasta la fecha, no había ninguna normativa que reglara las emisiones de NOx, un gas causante del trucaje de los motores que daña la salud de las personas. CITA, un grupo de trabajo internacional que opera en la mejora de las inspecciones de vehículos y del que forman parte la asociación Aeca-ITV, la DGT e Industria, está desarrollando un protocolo de medición de niveles de NOx y de manipulación o fraude.

Existen numerosos casos detectados de usuarios que han manipulado sus vehículos, que han vaciado filtros de partículas o han manipulado válvulas EGR, un elemento de elevado coste de mantenimiento. Se espera que estas nuevas pruebas para la detección de irregularidades estén concluidas antes del próximo mes de julio, y que, a final de año, se publique el manual con los límites de NOx permitidos y su protocolo de medición.

A lo largo de 2018 se implantará la nueva medida que permitirá, además, la revisión de numerosos sistemas de seguridad bajo control electrónico, como el programa de estabilidad, los airbags o pretensores de cinturones.

Si es cierto que para que estas revisiones puedan efectuarse deben ser los fabricantes los que permitan el acceso a la centralita del vehículo.