Publicado el: 5 febrero de 2015

Los concesionarios españoles, al borde de la quiebra por falta de liquidez

concesionarios_intLos cerca de 2.800 concesionarios que existen en España están “desesperados”, según indican fuentes del sector gracias al adelanto que han de hacer los clientes que se acogen al Plan PIVE. El sector acumula desde noviembre cerca de 90 millones de euros en créditos.

Desde el pasado 28 de noviembre, cuando el Gobierno publicó en el BOE la ampliación del agotado Plan PIVE 6 hasta la entrada en vigor del PIVE 7, todas las operaciones de compra de vehículos que se acogen al mismo -que suponen el 80% de las adquisiciones de los particulares– están ´cargando´ las ayudas económicas -1.000 euros por parte del Gobierno y al menos otros 1.000 por parte de la marca- al presupuesto del mismo PIVE 7: 175 millones de euros.

El problema radica en que, por ahora, el Gobierno no ha transferido esta cantidad al IDAE –Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía-, el organismo encargado de repartir las ayudas a los concesionarios en función de las operaciones con PIVE que éstos les remitan.

Las consecuencias de esta acción son varias. De entrada y según datos de Faconauto –la patronal de los concesionarios-, desde la ampliación del PIVE 6, a finales de noviembre, se han producido en España cerca de 90.000 operaciones con cargo al PIVE 7, que preveía destinar su presupuesto para ayudas a la adquisición de 175.000 vehículos. Esto supone que el nuevo Plan PIVE “nacerá” ya con menos de la mitad de sus fondos disponibles, por lo que podría agotar sus ayudas en muy pocas semanas.

Está previsto que el próximo viernes 20 de febrero se publique la aprobación definitiva del PIVE 7, que entre otras novedades, modificará las condiciones de entrega de los vehículos usados a los concesionarios.