Publicado el: 10 junio de 2015

Las multas impuestas en la Unión Europea ya se reciben en España

apertura_intTras la transposición a las legislaciones europeas de la Directiva 2011/82/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de marzo, ya se puede facilitar el intercambio transfronterizo de información sobre infracciones de tráfico en materia de seguridad vial.

A partir de ahora, se pueden reclamar las infracciones cometidas con un vehículo matriculado en un Estado miembro de la Unión Europea, distinto de aquel en el que se ha realizado la infracción, a excepción de Reino Unido, Irlanda y Dinamarca, ya que en estos países no se aplica la nueva directiva.

Para identificar a los conductores de dichos vehículos, los países miembros tendrán acceso al Registro de Vehículos del Organismo Autónomo Jefatura Central de Tráfico (D.G.T) y podrán solicitar información sobre las siguientes infracciones: exceso de velocidad, utilización del cinturón de seguridad u otros elementos de retención homologados, detención ante un semáforo rojo o ante una señal de stop, circulación por carril prohibido, no uso del casco de protección y sobre la utilización del teléfono móvil o de cualquier otro dispositivo de comunicación durante la conducción.

Con la implantación de esta directiva, las multas que se imponen en la Unión Europea ya se están recibiendo en España, aumentando la seguridad vial en todas las carreteras europeas, ya que todos los conductores serán informados de sus faltas. En concreto, la comunicación de la infracción se realizará en el idioma del país del titular del vehículo o en una de las lenguas oficiales del Estado de matriculación del vehículo.

Debido a esta nueva situación, queremos informar a los conductores de las consecuencias de la directiva para que presten atención en sus desplazamientos, pues en los últimos años se ha incrementado el número de trayectos por carretera fuera de España. Para aumentar la seguridad vial de todos los conductores, nos gustaría hacer hincapié en la importancia de conocer la normativa de circulación del país donde vamos a viajar. Cada territorio tiene sus propias reglas y debemos aplicarlas. Además, os aconsejamos una serie de recomendaciones para poner en práctica cuando viajéis por la Unión Europea:

1- Conocer la normativa de circulación. Para desplazarnos en nuestro propio vehículo por las carreteras de otro país se recomienda informarse del reglamento: permiso de conducir, límites de velocidad, zonas rojas y amarillas, parkings, aparcamiento para residentes y su franja horaria… Por ejemplo, en Francia la velocidad en ciudades y otras áreas urbanizadas está limitada a 50 km/hora, mientras que fuera de estas zonas aumenta a 90 km/h y a 80 km/h en clima húmedo. En autopistas alcanza los 130 km/h, al igual que en Alemania, donde legalmente no existe límite de velocidad, aunque las autoridades aconsejan una velocidad de 130 km/h.

También podemos señalar que en Bélgica los tranvías tienen prioridad de paso y no está permitido adelantarlos si hay pasajeros descendiendo o ascendiendo de ellos. El límite de velocidad está establecido a 50km/h en zonas urbanas y a 120 km/h en autopistas.

Además de estos datos, deberíamos conocer las señalizaciones más importantes de cada país. Existen páginas oficiales que nos ofrecen información sobre estos aspectos: rutas, tráfico o mapas de las zonas donde se aplican tasas de tráfico o límites de velocidad… Todo ello nos ayudará a circular seguros por el país destino.

2- Conducir como los autóctonos. Cuando viajamos a otro país, se recomienda informarse de la forma de circular de los habitantes para evitar incidentes evitables. Así, encontramos diferentes costumbres por toda la Unión Europea. Por ejemplo, en el país galo, no se suelen usar las luces direccionales cuando se cambia de carril.

3- Planificar la ruta. Tanto si se trata de viajar por España o por la Unión Europea, es aconsejable navegar por Internet para visualizar el trayecto que vamos a recorrer. Existen navegadores, tanto externos como aplicaciones móviles, que permiten orientarnos para alcanzar nuestro destino sin incidentes.

4- Conocer vocabulario útil y hacer uso de las guías de conversación. Todos los conductores deberían conocer las palabras más usadas para circular por las vías de circulación del país destino. Se aconseja saber las frases necesarias para abonar un peaje, para hacer frente a las preguntas de las autoridades de tráfico…

5- Precaución al volante. Además de los cuatro puntos anteriores, aconsejamos circular con cuidado y prestar atención a todas las señales de tráfico.