Publicado el: 14 abril de 2017

La UPV crea un dispositivo para evitar atascos en rotondas

La UPV crea un dispositivo para evitar atascos en rotondas Aunque las rotondas son infraestructuras cuyo objetivo es dar fluidez al tráfico y evitar los atascos, lo cierto es que en muchas ocasiones tienen el efecto contrario. Y es que en el interior de las rotondas se producen numerosos accidentes por no saber circular bien dentro de estas intersecciones de tráfico, provocando largas colas o atascos. Para solucionar este problema, la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ha creado una nueva tecnología que aún está en fase experimental.

Este sistema es denominado ‘Ramp Meter’ y se utiliza para dosificar el número de vehículos que se incorporan a una vía concreta cuando está congestionada. El sistema ‘Ramp Meter’ combina un dispositivo capaz de hacer una lectura de los vehículos que hay en la vía con semáforo inteligente.

Este semáforo inteligente recepciona la información que le envía el dispositivo de tráfico y actúa en consecuencia, bloqueando los accesos más congestionados de tráfico para conseguir que las maniobras en el interior de la glorieta puedan agilizarse. La primera prueba en España de esta tecnología se ha llevado a cabo en El Saler (Valencia) y los datos obtenidos, sumados a otras microsimulaciones, han demostrado que el sistema ‘Ramp Meter’ funciona.

Los creadores de ‘Ramp Meter’ destacan que no se trata de crear una simple intersección con semáforos, sino que consiste en utilizar semáforos en algún acceso en particular para regular el tráfico de la rotonda según las necesidades de cada momento. El sistema se optimiza programando unos tiempos mínimos de luz verde y roja, evitando retener a los conductores demasiado tiempo, pero dando el suficiente margen para descongestionar la circulación.

Además de todo lo relacionado con la congestión o fluidez del tráfico, el sistema ‘Ramp Meter’ también ayudaría en la contaminación, ya que las emisiones de los vehículos serían menores al no tener que llevar a cabo tantas maniobras de arranque y parada.

El sistema ‘Ramp Meter‘, que ya se utiliza en Australia y algunas glorietas norteamericanas, tiene un precio de más de 14.000 euros.