Publicado el: 4 septiembre de 2017

La importancia de mantener la luna delantera en buen estado

peque limpia ALDA la hora de evitar y prevenir accidentes viales es fundamental un perfecto estado de los elementos del vehículo, tanto aquellos que conforman la seguridad activa, como aquellos otros que forman parte de la seguridad pasiva. Todos y cada uno de ellos cumplen una determinada función a la hora de amparar a los ocupantes del vehículo en caso de accidente. Sin embargo, en ocasiones se desconoce la importancia y el papel que juegan algunos de ellos.

Por ello, ALD Automotive recuerda la importancia de mantener en perfecto estado los sistemas garantes de seguridad del vehículo y, por lo tanto, de conservar en buen estado la luna delantera del automóvil.

En caso de accidente, una luna en mal estado aumenta las posibilidades de sufrir heridas hasta un 40%. Para evitar los riesgos, no sólo el cinturón es un factor clave, sino que también en estas difíciles situaciones, el parabrisas juega un papel esencial.

Este elemento tiene una función más allá de evitar la entrada de elementos externos dentro del vehículo o de funcionar como escudo para que los ocupantes no salgan despedidos. La luna delantera, o parabrisas, es fundamental para el correcto funcionamiento del airbag, puesto que funciona como punto de apoyo de este. Además, puede funcionar igualmente como plataforma para instalar sensores y cámaras de los distintos sistemas de asistencia a la conducción que equipa un vehículo.

En caso de que la luna delantera esté mal instalada o tenga desperfectos, la función del airbag mengua gravemente ya que, este cristal es su principal punto de apoyo.

Además, el parabrisas también juega un papel clave en cuanto a la resistencia estructural del vehículo en caso de vuelvo. Concretamente, incrementa hasta un 30% la firmeza del vehículo, por lo que se evita así que el techo se deforme y se hunda en la parte delantera.

ALD Automotive recuerda que es importante mantener limpio el cristal delantero, para preservar y garantizar la seguridad al mejorar la visibilidad y reducir la fatiga visual de los conductores. Además, es necesario asegurar el buen estado de los limpiaparabrisas, por si fuese necesario utilizarlos durante el trayecto.