Publicado el: 27 marzo de 2017

La fatiga visual y otras molestias oculares en la conducción

La fatiga visual y otras molestias oculares en la conducción

El sentido principal a la hora de ponerse al volante de un vehículo, evidentemente es la vista. Por ello, es recomendable prestar especial atención a nuestra salud visual antes de ponerse a conducir. Los problemas oculares más habituales a la hora de conducir tienen relación con la agudeza visual y la capacidad de enfocar correctamente.

La fatiga visual aparece cuando llevamos varias horas conduciendo, cuando lo hacemos bajo situaciones de estrés o cuando se produce falta de luz en el atardecer o la noche. La acomodación de la pupila a la escasez de luz, o a los deslumbramientos de los vehículos hace que nuestra vista sufra.

Nuestra capacidad visual se ve mermada durante la noche y nuestra fatiga aumenta más, por lo que ALD Automotive recomienda realizar paradas y descansar con mayor frecuencia, y si a ser posible, evitar los viajes largos durante la noche.

Existen determinados síntomas que pueden indicarnos que es recomendable realizar una parada con nuestro vehículo y descansar, como picores y molestias en los ojos, dolores de cabeza o visión borrosa. Realizar una actividad más relajante, como por ejemplo tomar un aperitivo, ayuda a que nuestros ojos descansen y puedan recuperar agudeza visual. Cerrar los ojos, aplicar frío o un suave masaje también puede ayudar a recuperar las óptimas condiciones visuales.

La compañía de renting y gestión de flotas, ALD Automotive, recuerda que, con la llegada de la primavera, las horas de luz aumentan, por lo que aconseja a los conductores aprovechar el día para realizar sus viajes y descansar las horas necesarias durante el trayecto, aumentando la frecuencia durante la noche.