Publicado el: 14 julio de 2014

Especial Verano: Cómo planificar correctamente una ruta

WEB JUNIO 2009. FOTOS, TEXTOS Y APLICACIONESUna vez que se ha revisado el correcto estado mecánico del vehículo, llega el momento de comenzar la planificación de la ruta que se va a llevar a cabo. Conocer de antemano el recorrido puede evitar la aparición de imprevistos.

1- Reserva de alojamiento y planificación de visitas.
2- Preparación del vehículo.
3- Circulación de noche o con lluvia.

1-      Reserva de alojamiento y planificación de visitas

Llevar a cabo una reserva online no sólo puede contribuir a ahorrar una importante cantidad de dinero –habitualmente los sitios de reservas aplican descuentos al tramitarlas por adelantado-, sino que también se logra reducir los posibles imprevistos de última hora.

Además, planificar las visitas con antelación permite calcular el tiempo que conlleva cada una de ellas, y posibilita calcular un presupuesto previo para las estancias y las visitas, e incluso reservar o sacar por Internet las entradas para monumentos o museos que se pretendan visitar.

 

2-      Preparación del vehículo

Incluso aunque se haya pasado una exhaustiva revisión del vehículo días antes, es muy recomendable chequear, antes de emprender un viaje por carretera, el nivel de líquido refrigerante y del limpiaparabrisas, la presión de las ruedas o el nivel de aceite. También es imprescindible:

–          Revisar la documentación: El conductor debe asegurarse siempre de llevar el carnet de conducir en regla –si no se lleva encima, la sanción es de 10 euros; si ha caducado, de 200 euros; y si no se posee carnet o no quedan puntos se imputará al conductor un delito y se inmovilizará el coche-, la documentación del coche –ficha técnica y permiso de circulación- y la póliza del seguro. También es necesario comprobar que el vehículo ha pasado correctamente la ITV en el plazo correcto, ya que si no ha sido así, la sanción asciende a 200 euros –si no se ha colocado la pegatina en la luna delantera, la multa puede ser de 80 euros-.

–          Comprobación de los elementos de emergencia: El coche debe contar, obligatoriamente, con al menos un chaleco reflectante –aunque es recomendable contar con uno por cada ocupante- y dos triángulos de señalización. Si no se cuenta con alguno de estos elementos, la multa asciende a 200 euros.

–          Botiquín: Aunque no son obligatorios sí resultan más que recomendables. Los más completos incluyen gasas, vendas, apósitos de distintos tamaños, guantes estériles, tijeras, desinfectantes y manta térmica.

3-      Circulación de noche o con lluvia

Existen determinadas condiciones que obligan al conductor a modificar sus hábitos de conducción para aumentar la seguridad al volante. La lluvia, la disminución de luz ambiental o una mayor carga en el vehículo resultan factores a tener en cuenta, especialmente a la hora de planificar una ruta.

–          Iluminación: Se debe comprobar el correcto funcionamiento de todas las luces antes de iniciar el viaje. Si las lámparas halógenas de corto o largo alcance tienen más de cinco años, es conveniente sustituirlas con antelación, ya que pierden capacidad de iluminación con el paso del tiempo.

–          Cristales: Es importante eliminar cualquier resto de mosquitos o de suciedad que pueda haber en los cristales para obtener la mejor visibilidad. Esto evitará reflejos y deslumbramientos al recibir la luz procedente de los faros de otros coches. En caso de lluvia, llevar los cristales limpios evita que la suciedad se extienda por el cristal y disminuya la visibilidad.