Publicado el: 18 noviembre de 2014

Especial Invierno: El botiquín perfecto

Llevar en el coche un botiquín lo suficientemente completo puede resultar realmente importante en caso de accidente. Para que sea útil en cualquier circunstancia, el botiquín debería contener:

–          Una caja hermética y de poca altura para que tenga mejor accesibilidad.

–          Toallitas de alcohol 70º -dos sobres unidosis- para limpiarse las manos antes de manipular el contenido del botiquín.

–          Guantes de vinilo –dos pares-. Deben usarse siempre, tanto para la protección del usuario como de la del herido.

–          Suero fisiológico –dos envases de 10  ml-. Especialmente útil para lavar heridas.

–          Gasas estériles –tres paquetes de cinco unidades-, para limpiar, secar, desinfectar y cubrir heridas.

–          Apósito de hidrogel para quemaduras –un sobre, por ejemplo, Burnshield, de 10×10 cm-.

–          Apósitos adhesivos tipo “tirita” –un envase con 12 unidades de distintos tamaños-.

–          Vendas de malla -una de 5cm x 5 m y una de 7,5 cm x 5 m-.

–          Vendas elásticas de crepé – una de 7 cm x 4 m y una de 10 cm x 10 m- para realizar vendajes compresivos.

–          Esparadrapo de tela –un rollo de 2,5 cm x 5 m- y uno hipoalergénico –de papel, un rollo de 2,5 cm x 5 m-.

–          Tijeras de “pico de pato” de 14 cm y realizadas en acero quirúrgico.

–          Pinzas de depilar, útiles para sacar espinas u objetos que se puedan quedar clavados en la piel.

–          Manta térmica, esencial para mantener la temperatura en accidentados graves.