Publicado el: 16 mayo de 2017

¿Afectan a la conducción los medicamentos contra la alergia?

efectos_alergia_intLa primavera ya ha llegado y con ella también llega la alergia. Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero entre los más habituales encontramos picor de ojos y lagrimeo, estornudos, dolor de cabeza y picor de garganta. Dichos síntomas no impiden conducir, pero sí pueden resultar peligrosos cuando se produce un ataque fuerte en plena conducción.

Los efectos secundarios que provocan los fármacos utilizados para paliar los síntomas de la alergia también pueden afectar a la conducción. Muchos medicamentos provocan somnolencia. Sobre todo los antihistamínicos. Un conductor alérgico bajo los efectos de estos fármacos tarda más tiempo del normal en tomar una decisión, disminuye su capacidad para razonar y memorizar y adopta decisiones equivocadas.

Hay que tener en cuenta que un vehículo que circula a unos 100 km/h recorre en un segundo alrededor de 28 metros. Cuando se estornuda es inevitable cerrar los ojos casi un segundo. De esta forma, un alérgico que encadene estornudos durante 5 segundos, a 90 km/h, circularía sin prestar la debida atención a la conducción durante más de 125 metros.

Consejos para conductores con alergia

  • Consultar al médico sobre los medicamentos más indicados para cada tratamiento, como los antihistamínicos de nueva generación, que no provocan somnolencia. Es importante llevar siempre las recetas de los medicamentos que indique el médico, puede ser una información muy útil para los servicios de emergencia en caso de accidente.
  • Intentar mantener las ventanillas del coche cerradas.
  • Si el coche no lo equipa de serie, montar un filtro especial para pólenes (filtros HEPA). Para que funcione correctamente, siempre debe ir muy limpio y sustituirse periódicamente por uno nuevo.
  • Limpiar el habitáculo del coche con frecuencia, especialmente si se viaja a menudo con animales. Su pelaje podría perjudicar al alérgico.
  • Evitar en la medida de lo posible conducir al amanecer y al atardecer, puesto que son las horas del día con la mayor concentración de polen.
  • Evitar también, si es posible, dejar el coche aparcado en zonas húmedas, donde las esporas y hongos se concentran más. En estas zonas es importante cerrar siempre completamente las ventanillas.