Publicado el: 15 junio de 2017

Cómo colocar correctamente una sillita de bebé en el coche

Sillita_intLa seguridad de los más pequeños a bordo de un automóvil depende de la calidad del sistema de retención infantil en el que viajan, tanto como de su correcta instalación.

Por seguridad, todas las sillitas deberían colocarse en los asientos traseros aunque, por ahora –y hasta que el próximo Reglamento regule la situación–, sí es legal que aquellas del grupo 0, 0+ y I  se puedan colocar en sentido contrario a la marcha, se instalen en el asiento del copiloto siempre que se desconecte el airbag frontal; el lateral puede quedar activo.

Pero, ¿cuál es el asiento más seguro? La plaza central de la segunda fila –la más peligrosa es precisamente la butaca del copiloto–. Además los expertos recomiendan colocar las sillitas en el sentido contrario a la marcha -ojo, sólo si la sillita está homologada para ello- hasta que sea imposible por el tamaño del niño: aprox. hasta los 4 años. ¿El motivo? Evitar, en lo posible, las lesiones de cuello.

  1. Si la silla no incluye Isofix, fijarla al asiento con el cinturón de seguridad

Todas las sillitas incorporan unas hebillas por las que, al instalarlas en el asiento, se deberá pasar el cinturón del coche. Para asegurar su posición, hay que tirar del cinturón hasta que quede fija y comprobar, mediante un par de tirones, que no se mueve: la sillita debe quedar lo más prieta y estable posible.

      2. Acomodar bien al niño.

Es importante regular la sillita -la mayoría se ajusta en anchura y altura del respaldo- para adaptarla lo máximo posible a su talla. Además, hay que ajustar el cinturón de la sillita -en la mayoría, con una tira en su parte inferior- hasta que el niño no pueda sacar los brazos durante el viaje, pero, tampoco debe apretarle demasiado.

  1. Ajustar el cabecero.

Casi todas las sillas actuales disponen de almohadillas regulables o, incluso, de un mecanismo con el que se ajusta la posición de su parte superior para que la cabeza y el cuello del niño -según la DGT, las lesiones más frecuentes hasta los 4 años en caso de accidente- queden lo más protegidas posible.

  1. En sillitas con Isofix, el montaje es más sencillo y rápido.

Si la silla dispone de anclajes Isofix -los modelos que llevan estas sujeciones son hasta un 25% más caros-, basta con sujetar los dos enganches metálicos que sobresalen de la sillita a los del asiento del coche –se identifican fácilmente porque llevan una etiqueta identificativa-.