Publicado el: 15 marzo de 2014

Coches interconectados mediante Internet, la apuesta de Bosch

Coches interconectados mediante Internet, la apuesta de BoschLa empresa alemana Bosch ha dado un paso más en la interconectividad entre los vehículos y ha establecido como objetivo a corto-medio plazo para sus desarrollos de I+D lograr la automatización de vehículos mediante redes de Internet. Para ello Internet tiene que ser parte del coche, lo que, según los responsables de tecnología, repercute en un vehículo mejor y más seguro.

Según Bosch, la mayoría de las empresas de automoción están trabajando en mejorar la interconectividad del automóvil y explicó que la proliferación de esta tendencia podría mejorar hasta un 80% el flujo de tráfico rodado.

Para lograr una conexión total y eficiente de los coches, en Bosch han ideado un plan de conectividad dividido en tres objetivos. El primero es lograr que Internet forme parte del coche. Para ello cuenta con el sistema MySpin, con el que se pueden integrar perfectamente los Smartphones iPhone y Android en los vehículos para mostrar la información en el monitor central del vehículo.

Con otro sistema denominado eHorizon -de momento solo disponible para los vehículos comerciales- Bosch hace que los viajes sean homogéneos y reduce las aceleraciones y deceleraciones innecesarias. Los datos de navegación se complementarán con datos actuales recogidos a través de Internet sobre la situación en la carretera, por lo que los vehículos pueden, por ejemplo, rodar por inercia hasta llegar a un atasco de tráfico próximo ahorrando combustible.

El segundo objetivo pretende lograr que el coche forme parte de Internet. Mediante el sistema Bosch Encrypt se consigue una seguridad óptima en la transmisión de datos del automóvil a través de un cifrado específico. Los vehículos se convertirán en el futuro en sensores que recogerán informaciones de su entorno y las intercambiarán entre sí o con servidores informáticos.

Conocida como Floating Car Data, esta información es necesaria tanto para obtener mapas altamente dinámicos, como para mejorar la seguridad del vehículo. Bosch mejora la tecnología eCall de aviso automático de accidentes con la introducción de un centro de control de seguridad, a través del cual los empleados de Bosch tramitan las llamadas de emergencia y avisan al personal de emergencia. Bosch también puede predecir cuándo un componente importante alcanza el límite de desgaste para que la pieza pueda ser reemplazada a tiempo.

El tercer y último objetivo es lograr que el coche sea capaz de conectarse en red a una ciudad grande, incluida su infraestructura, de modo que se garantizase una movilidad óptima. Esto ya se está probando desde noviembre de 2013 en el Principado de Mónaco para mejorar el flujo del tráfico rodado en un 80% o facilitar que las personas mayores tengan una movilidad cómoda y segura a través de los sistemas avanzados de Bosch. Lógicamente, para llevar esta tecnología a lo más alto, es necesario que los coches cuenten con determinados sistemas electrónicos. Bosch ya tiene acuerdos firmados con los principales fabricantes de vehículos, por lo que en un futuro no muy lejano será posible una ciudad de coches interconectados.