Publicado el: 17 septiembre de 2017

Bosch inventa un combustible que no contamina

bosch_intLa empresa alemana Bosch está desarrollando un combustible sintético que no contamina y que ayudaría a reducir la polución.

Uno de las mayores exigencias a las marcas de coches por parte de los diferentes gobiernos a la hora de fabricar vehículos nuevos es la de crear mecánicas que contaminen cada vez menos.

El cambio climático y la mala salud de la población a causa de las emisiones de los motores de combustión de los automóviles se está convirtiendo en un problema cada vez mayor, y aunque con la llegada de los coches eléctricos se está mitigando y se reducirá drásticamente la polución, la empresa alemana Bosch acaba de anunciar un descubrimiento sumamente importante.

Se trata de un combustible sintético que es capaz de, por así decirlo, ´absorber´ las emisiones. Está siendo desarrollado a partir de CO2, recopilando partículas de la atmósfera y creando un proceso que las transforma en gasolina, en diésel o incluso en gas natural.

Según Volkmar Denner, director ejecutivo de Bosch, “los combustibles sintéticos pueden hacer que las emisiones de los coches movidos por gasolina y diésel sean neutras, lo cual sería clave a la hora de frenar el calentamiento global”.

En caso de que este proyecto se acabe implantando se ha calculado que en el año 2050 se podrían reducir hasta 2,8 gigatoneladas de CO2, y eso tan solo en el continente europeo. Además, con el nivel de desarrollo en el que se encuentra, el precio de este combustible sería bastante bajo, consiguiendo que durante los primeros 160.000 km aproximadamente los costes de la propiedad de un coche híbrido fuesen similares a los de otro 100% eléctrico.

Lo cierto es que si este combustible de Bosch acaba prosperando y teniendo éxito, los motores de combustión interna podrían tener todavía mucha vida en unos próximos años inicialmente pensados para la proliferación de nuevos sistemas de propulsión electrificados.